Historia

En Caracas, Venezuela, entre el 2 y el 4 de junio de 1983, se celebró el Primer Coloquio sobre el Proyecto Ombudsman para América Latina con el patrocinio de la presidencia de la República de Venezuela, la Fiscalía General de la República de ese país, el Instituto Interamericano de Derecho Humanos con sede en San José, Costa Rica, la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas y la Fraternidad B’nai B’rith, con motivo de celebrarse el bicentenario del nacimiento del Libertador Simón Bolívar.

En esa oportunidad se decidió crear el Instituto Latinoamericano del Ombudsman – Defensor del Pueblo (ILO), quedando legalmente constituido el 15 de agosto de 1984. Su objetivo central fue promover la figura del Ombudsman en América latina y contribuir en la consolidación de los procesos democráticos y el respeto por los derechos humanos, luego de gobiernos de facto, violencia institucional y terrorismo de Estado. Asimismo, las experiencias políticas vividas en la península ibérica, en oportunidad de la recuperación de la democracia, la formación de un Estado democrático y social de derecho y la institución de un sistema de garantías que hiciese realmente efectiva la vigencia de todos los derechos que los textos constitucionales adoptaban, hicieron posible la incorporación de la figura del Ombudsman en Portugal bajo la forma de Provedor de Justiça en 1975 y en España como Defensor del Pueblo en 1978 como institución de garantías y defensa de derechos.

Entre las personalidades que concurrieron a la creación del Instituto Latinoamericano del Ombudsman- Defensor del Pueblo (ILO) se contaban a Ana Elvira Araujo, Daniel Belozercovsky, Marco Tulio Brunicelli, Tomás Buergenthal, Jorge Dugarte, María Helena Fernández Velosa, Carlos García Bauer, Héctor Gros Espiell, Carlos Guerón, Isaac Hochman, Pedro J. Mantellini, Alfredo Martínez Moreno, Freddy Muñoz, Luis María Olaso S. J., Enrique Rojas Franco, Adolfo Pedro Salgueiro, Efraín Schacht Aristeguieta, Enrique Tejera París, Orlando Tovar Tamayo y Diego Uribe Vargas.

El primer fruto de aquellos lejanos esfuerzos, fue el establecimiento del Procurador de los Derechos Humanos en Guatemala en el año 1984. Hoy, con excepción de Brasil, Chile y República Dominicana, el Ombudsman fue consagrado en todas o en algunas de sus escalas en todos los países de nuestra América.

A medida que los diferentes países del continente iban instituyendo, con diferentes nombres, la figura del Ombudsman se hizo necesario crear una organización que asociara a todoslos Defensores del Pueblo, Comisionados o Procuradores de Derechos Humanos en ejercicio de sus funciones. El Instituto Latinoamericano del Ombudsman – Defensor del Pueblo (ILO) fue precursor de la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO).

Desde su creación hasta el presente, el Instituto Latinoamericano del Ombudsman tuvo los siguientes presidentes: Dr. Efraín Schacht Aristeguieta (Venezuela); Dr. Diego Uribe Vargas (Colombia); Dr. Héctor Gros Espiell (Uruguay); Dr. Enrique Rojas Franco (Costa Rica); Dr. Jorge Luis Maiorano (Argentina); escribano Antonio Cartañá (Argentina); Dr. Carlos R. Constenla (Argentina).

En su origen el ILO creó sendos Capítulos en los siguientes países: Capítulo argentino, presidente doctor Miguel Padilla; Capítulo boliviano, presidente doctora Rosario Chacón; Capítulo chileno, presidente profesor Jorge Mario Quinzio Figueiredo; Capítulo costarricense, presidente licenciado Edgard Cervantes Villalta; Capítulo paraguayo, presidente doctor Luis Enrique Chase Plate; Capítulo uruguayo, presidente doctor Daniel Hugo Martins; Capítulo venezolano, presidente doctor Gustavo Briceño.

A medida que se fue expandiendo la figura del Ombudsman en América Latina, estos Capítulos fueron desapareciendo, con la excepción de Chile y Venezuela. Desde hace ya muchos años, estos Capítulos funcionan con independencia y sin relación orgánica del ILO.

En la actualidad el ILO continúa promoviendo la creación de esta institución en todos las escalas que tengan autonomía institucional, con poderes legislativos propios, sea en los Estados nacionales que aún no cuentan con esta figura, como así también en las provincias o Estados locales y municipios. Además, el ILO promueve estudios acerca de la institución del Defensor del Pueblo,especialmente orientados a afirmar su naturaleza jurídica y a investigar la jurisprudencia y la doctrina que se desarrolla en torno a él. Al mismo tiempo impulsa la creación de redes con diferentes instituciones defensoras de los derechos humanos a la vez que organiza distintas actividades tendentes a difundir y desarrollar la educación en Derechos Humanos