Texto de la comunicación dirigida por la presidencia del ilo a las autoridades del estado libre asociado de puerto rico con motivo del proyecto de supresión de la procuraduria del ciudadano

Texto de la comunicación dirigida por la presidencia del ilo a las autoridades del estado libre asociado de Puerto Rico con motivo del proyecto de supresión de la procuraduria del ciudadano

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en nombre del Consejo Directivo del Instituto Latinoamericano del Ombudsman - Defensor del Pueblo (ILO), para expresarle nuestra preocupación por la eventual extinción y clausura de la Procuraduría del Ciudadano de Puerto Rico.

La institución Ombudsman de Puerto Rico, establecida en 1977, fue la primera de América Latina y de ese modo abrió el camino, entonces desconocido, de esta magistratura en nuestro continente. La importancia adquirida rápidamente por esta institución hizo que el 10 de mayo de 1991, fuese sede de la asamblea general de nuestro instituto.

No nos toca abrir un juicio en torno al funcionamiento de la Procuraduría. No obstante ello, teniendo en cuenta que de acuerdo a las normas que la instituyeron se le encomienda la tutela de los derechos humanos, no es una buena señal suprimirla por razones operacionales, técnicas o presupuestarias. La calificación del desempeño de quienes tiene a su cargo la conducción del instituto –consideración en torno a la cual no tenemos elementos para hacerlo, ni está en nuestro deber opinar- no puede empañar, de ninguna manera la importancia y el futuro de la institución. Hoy más que nunca nuestros pueblos están ante el grave desafío de una realidad política y social que deriva en la verificación de graves violaciones a los derechos humanos. En ese sentido parece como más propicio, fortalecer y mejorar las instituciones que son la garantía de su efectiva vigencia y no suprimirla en razón de que una ecuación económica determina que sus gastos son excesivos. Me permito señalar que nunca en la historia del pensamiento político se ponderó la importancia de una institución por su costo, salvo en algunos casos del siglo XX, cuya referencia en este caso y por el respeto debido a su alta investidura, me resulta indecoroso citar.

Por las razones expuestas y porque como dice el maestro Norberto Bobbio, la democracia su cura con más democracia, creemos que la vigencia efectiva de los derechos humanos, se fortalecen con más y mejores instrumentos institucionales que los garantice, y en ese terreno la del Ombudsman es una institución fundamental.

En la esperanza de que no se dé tratamiento a este proyecto que aboliría a la institución defensora de los derechos más antigua de Iberoamérica, le ruego interprete la presente petición como una contribución al fortalecimiento y afirmación de los derechos fundamentales en vuestro Estado.

Buenos Aires 10 de junio de 2015

 

Declaración de Río de Janeiro

Reunida en la Ciudad de Río de Janeiro, Brasil, la VIª Asamblea General del Instituto Latinoamericano del Ombudsman – Defensor del Pueblo (ILO) resuelve aprobar la siguiente DECLARACIÓN:

I. Que la República Federativa del Brasil adoptó como instrumento de garantías para la protección de los derechos humanos instituciones diferentes a las tradicionalmente identificadas con la figura del Defensor del Pueblo u Ombudsman parlamentario. Por ese motivo, determinante de la poca frecuencia  de reuniones de esta naturaleza, resulta estimulante participar en un encuentro en este suelo acogedor, fraterno y amigo de Latinoamérica.

II. Que es del caso recordar que en esta ciudad de Río de Janeiro en el año 1962, fue en la que por primera vez se propuso en América Latina, en el marco de un Congreso Internacional de Justicia, que “. . .un alto funcionario, tal como el Ombudsman de los países escandinavos y de Nueva Zelanda, debe ser designado por la legislatura para un plazo determinado. Será independiente del Poder Ejecutivo, responsable sólo ante la legislatura y remunerado directamente por ella. Debe estar facultado y tendrá la obligación de intervenir ya sea por su propia iniciativa o a pedido de particulares. Debe tener amplio acceso a todos los documentos y archivos del Gobierno. Debe tener la facultad de citar e interrogar testigos tal como si se tratara de un tribunal. Sus informes deben ser anuales y recibir amplia publicidad”.

III. Que en ese sentido esta Asamblea hacer honor a aquel Congreso y a los esclarecidos participantes que aprobaron tan trascendente recomendación.

IV. Que expresa su más vivo reconocimiento al Centro Brasileño de Altos Estudios de la Universidad Federal de Río de Janeiro y a la señora Ouvidora Geral de los derechos universitarios de esta casa por la hospitalidad y el apoyo brindado para la realización de esta Asamblea.

V. Que registra con beneplácito  nuevas expresiones de instituciones defensoras de los derechos humanos en América Latina, en tanto y cuanto sean autónomas e independientes de los poderes del Estado y expresen los intereses y derechos de las personas, con atribuciones y modos de actuación iguales o similares a las que caracterizan internacionalmente a la figura del Ombudsman.

VI. Que cualquiera sea el nombre con que se la reconozca en cada país en el sector público y en los distintos ámbitos de competencia o territorio –nacional, federal, estadual, provincial, regional o municipal- o su rol específico en el ámbito de la niñez y adolescencia, penitenciaria, universitaria, de turismo y otras similares, su misión contribuirá al fortalecimiento de una convivencia más democrática, más justa y a la efectiva vigencia de los derechos humanos.

VII. Que expresa su satisfacción por la reactivación del proyecto de Defensoría del Pueblo en Chile, paralizado hace más de cinco años. Saluda y reconoce la voluntad de la Presidenta de la República de contar con la figura, así como el apoyo de los partidos políticos, confiando que el proyecto confirme su independencia en relación a cualquier otra institución del Estado.

VIII. Que en consideración a la situación de los derechos humanos en nuestra región, expresa su preocupación por las graves violaciones que se registran particularmente en las grandes metrópolis, el ILO impulsará la recreación de los acuerdos celebrados por las defensorías del pueblo  existentes en las grandes metrópolis de América Latina para que en el año próximo se conforme una red para tratar específicamente cuestiones relacionadas a los problemas metropolitanos.

IX. Que observa con preocupación el crecimiento de la corrupción en nuestros países, lo que constituye, directa o indirectamente una verdadera violación a los derechos humanos, razón por la cual recomienda incluirla con el mayor énfasis, en la agenda de todas las instituciones independientes cuya misión es la de proteger los derechos humanos.

X. Que en orden  a su empeño por desarrollar la figura de las defensorías del pueblo locales, el ILO brindará su mayor apoyo a los trabajos, estudios e investigaciones mediante congresos, conferencias, convenios  y seminarios en torno a las distintas expresiones autónomas de promoción y defensa de  derechos humanos a nivel local tal como el que se desarrollará en la ciudad e Montevideo en el mes de septiembre próximo.

XI. Que la experiencia acumulada por la institución del Defensor del Pueblo, Ombudsman, Ouvidor, Personero, Comisionados y Procuradores de derechos humanos, Defensor de los Habitantes, Defensor de los Vecinos, Defensor Ciudadano,  en América Latina y el Caribe, destaca permanentemente la necesidad de su investigación y estudio a cuyo fin seguirá promoviendo y apoyando iniciativas coadyuvantes a esa finalidad.

XII. Que a los fines de fortalecer a la institución en América Latina y el Caribe, el ILO promoverá la afiliación de ellas al Instituto Internacional del Ombudsman (IOI) con sede en Viena, de acuerdo a las pautas estatutarias establecidas por ese organismo.

XIII. Que en igual sentido estudiará la posibilidad de emprender trabajos conjuntos en temas específicos entre las instituciones latinoamericanas y los ombudsman del Caribe, para favorecer el mejor conocimiento recíproco y facilitar la integración en el trabajo.

XIV. Que en consideración a la necesidad de profundizar el estudio de la institución del Defensor del Pueblo, el ILO ratifica su compromiso de promover acuerdos con las universidades públicas y privadas con el objeto de crear espacios académicos con cursos, seminarios y cátedras especializadas con aquél propósito.

XV. Que continuará apoyando todas las iniciativas a favor de  incrementar la participación de las organizaciones de la sociedad civil no sólo para tener mayor incidencia en las políticas públicas sino también en la designación de los funcionarios cuya misión sea la de defender los derechos de las personas.

XVI. Que los integrantes del ILO, comprometidos en la praxis de la defensa de los derechos humanos, advierten sobre la necesidad de aumentar los esfuerzos para encontrar vías a la consolidación de la paz,  la plena vigencia de la justicia social,  una vida sin discriminación de ningún tipo,  la posibilidad de alcanzar la realización de todas las personas, en el marco de las instituciones democráticas, con gobiernos de gestión transparente y ajustados a las reglas constitucionales, exhortan a todas las instituciones públicas y privadas, a las escuelas, academias y universidades, a los tribunales de justicia, a la administración pública y a los parlamentos y a todos los habitantes en general, que contribuyan a dar nuevos bríos y fortaleza a la institución del  Defensor del Pueblo/Procuradores/Ouvidores/Ombudsman/Personero/Comisionados/Comisiones/ /Defensor de los Habitantes/Defensor del Vecino, Síndicos, independientes de toda injerencia política o del poder que fuese, en la convicción que ésta institución es la más fiel y efectiva garantía para velar por esos altos valores de la dignidad humana.

Dado en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, el 29 de mayo del año 2015

 

Carlos R. Constenla. Presidente. Salvador Vega y León. Vicepresidente I. Cristina Ayoub Riche. Vicepresidente II. Juan Domingo Milos Hurtado. Secretario General. Alejandro Amor. José Luis Armendáriz González. Patricia Begne. Martha Beatriz Benedetto. Luis Bork Vega. Joaquín Bracho Dos Santos. Manoel Eduardo Camargo e Gomes. Antonio Caputo. Analía Isabel Colombo. Tomás Dadic. Guillermo de Rivas. Víctor Galarza. Andrea Galaverna. Luis Garay. Robrto Garretón. María América González. Leticia González Flores. Enrique Marcelo Honores. Leoncio Lara Sáenz. Osvaldo Medina. Claudia María Melgar de Zambrana. Flavia Massenzio. Gabriela Moffson. Alejandro Nató. Manuel María Páez Monges. José Francisco Palmiotti. Esteban Paulón. Mario Pironi. María Rachid. Roberto Sollazzi. Emilio Srougo. Rodolfo Succar. Ricardo Ariel Riva. Jessica Raquel Valentini. Aurelio Veiga Ríos. Manuel Vidaurri Aréchiga. Mariano Yakimavicius.

Fallecimiento de la Dra. Alicia Oliveira

El Consejo Directivo del Instituto Latinoamericano del Ombudsman – Defensor del Pueblo (ILO), expresa por mi intermedio su hondo pesar por el fallecimiento de la Dra. Alicia Oliveira, antigua Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

La Dra. Oliveira fue la primera titular de la Defensoría del Pueblo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires después de haberse sancionado la Constitución de la capital argentina, y dejó una señal de compromiso por la defensa de los derechos humanos y la democracia en el desempeño de su función. Ejerció con valentía sus responsabilidades y judicializó muchos casos frente a abusos y arbitrariedades de la Administración, algunos de los cuales fueron emblemáticos como el de la reparación integral a las víctimas del corte de luz del año 1999.

Trabajó por el fortalecimiento de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA) siendo a partir del año 2000, protagonista central en su organización y consolidación.

Quienes compartimos su amistad sentimos muy intensamente el dolor por su partida y  hacemos llegar a sus hijos las expresiones de nuestras sentidas condolencias.

Buenos Aires, 7 de noviembre de 2014